Solicito una ampliación de mi juventud

Solicito

Me dice mi amiga: “Ya estamos muy viejas”
Yo veo mis manos y sé que ella acierta…
¡Lo digo consciente! mirando mis pies, luego mis caderas…
Sintiendo mis muslos, palpando mis piernas
Tocando mi pelo, viendo que se quiebra
Sintiendo mis senos que se desvanecen
Observo mis glúteos, también mis ojeras
Las líneas marcadas por todo mi rostro
Mis ideas necias.

Insiste mi amiga: “¡Que estamos muy viejas!”
Qué a nuestros cuarentas muchas de las puertas
que esperas abiertas…
Ya no encontrarías ni siquiera a tientas
Sólo con engaños podrás deslizarte
Sin que nadie vea que intentas filtrarte.

Qué se van las horas junto con los hombres
que huyen buscando a otras más frescas
Y qué las ideas, las irreverencias
A nuestras edades ya no son usuales ¡porque estamos viejas!

Qué apure este clímax de últimos veranos
Pues el sol se pone, ¡ya parten las naves!
De las ilusiones, la luz de las pieles
Del sexo las mieles y todos los dones.

Porque nuestro cuerpo sabio se prepara
para consumirse desde sus entrañas…

Le digo a mi amiga: “¿Y qué puedo hacer?”

!Si recién empiezo a entenderlo todo¡
Pues en base a errores aprendí la vida
Y a quien corresponda… le vengo a pedir
Que esta juventud me sea extendida…

¡Solo por un tiempo en lo que estoy lista!
Para comprender que ya estoy viejita.

Por ahora quiero empezar de nuevo a buscar en mi
El placer y el miedo sin querer huir
Defender lo que amo… ¡pero hablo de mí!

Emprendiendo el vuelo… marcharme de aquí
Empezar de cero… y tal vez parir
Contemplar el cielo haciendo el amor
Implorar en rezos sin creer en dios

Buscar la abundancia, salud y placer
Bailando en la ducha, cantando en un tren
Y reivindicarme sólo por vivir
Intentarlo todo y creer en mi.

Con un cuerpo fuerte de diosa… o demonia
Sabiendo que el mundo es mío y no más
Qué lo puedo todo, sin temerle a nada
Qué soy lo más bello que voy a encontrar.

Y bailar… beber… comer y correr…
hasta el fin del mundo para comprender
¡Creyendo en mi magia sin envejecer!

¿Crees que es posible?“, le pregunto yo.
Me dice mi amiga: “Eso no lo sé”
Y mientras soñamos que somos perennes
Bailando y bebiendo este dulce elixir
Compartiendo risas hasta amanecer.

Martha Vargas / Paloma Domitsú
Poesia Mexicana
Julio 2019

Fantasmas

fantasmas 2
¿Acaso me hablas de esos seres que se aparecen momentáneamente y se desvanecen sin dejar rastro?

Yo también los he sentido, recientemente… los míos y los tuyos. Tiempo… mucho tiempo hace que me siguen y me lengüetean.

Ayer me preguntaste, pero realmente no logro encontrar la respuesta que tú buscas en su presencia; pero ¿sabes?… tampoco en su ausencia. Ni en la mesa redonda con las manos unidas y las velas negras al centro. Ni siquiera en el ecce crucem domini fugite partes adversae del último exorcismo.

Tu y yo estamos locos y creemos ver fantasmas, estafas de espejismos que vienen a ofrecer más misterios que respuestas. Aun así, nos gusta invocarlos, preferimos enfrentarlos y los buscamos en rincones, en el viejo mundo y en el nuevo, en el norte y en el sur, en los áticos y en los sótanos, en los panteones, en los vagones de tren que tampoco existen ya.

La gente de hoy ya no lo hace, prefieren ignorarlo todo.

Tú crees que son fantasmas, yo siempre contemplo traidores, ¡alguien más los verá tan normal! O inferiores. Sin cuestionar más allá, porque los seres de este mundo no quieren ver otros mundos, y son tal cual como fantasmas… una finísima capa de nada, que te intenta deslumbrar, asustar… devorar la luz por no tener la propia.

Te lo digo otra vez, yo creo que lo que buscas no está en los fantasmas, ni en las cartas que no llegan, ni en el dinero suplicado, ni en el tiempo perdido. Todo es tan vano, un sin sentido, comparado con los destellos de la telaraña magistral de energía de la que mamamos, inconscientes, la vida misma. Telaraña que se alimenta también de ti… y de tus fantasmas.

Martha Vargas / Paloma Domitsú
2019