Pesadillas de una Ciega

CUENTO MEXICANO

Imagen obtenida de Pixabay

Como recorriendo una lemniscata (el símbolo de infinito), así transcurren algunas historias; al menos eso me parece, en una sarcástica figura donde el principio y el fin, están siempre entrelazados, lemniscatas que se vuelven tan complejas que recrean callejones que pareciera… no tienen salida.

Capítulo 1 – LA PESADILLA

Bí thogi ndunthe ya pa, pe ndunthe ya pa, ar dängu bí be ar de: thä jar jo’mi, pa ndi hñäts’i ma ‘na jar ha: i ho xki thets’i ar dehe. Ho: ntho mar me:ti ya thä. Bí hñeki ar jo’mi pa ndi ‘ñägi ya thä. (El Origen del Maíz, cuento Otomí… Fragmento)

Traducción: Hace mucho tiempo, pero mucho tiempo, la rata robaba el maíz del tapanco para llevarlo a otra tierra, rodeada de agua. La rata era la única dueña del maíz. Agujereaba el tapanco para robar las mazorcas. (El Origen del Maíz, cuento Otomí… Fragmento) **1

Cecilia Caballero una chamaca bien chula y risueña, dicharachera y con la melena alborotada al viento como los elotes, aún a la fecha algunos la recuerdan en el pueblo.

Si, eso dicen… llegó a Temoaya bien chamaca; era muy buena con los hilados, la coloración de telas y la cocina, también le gustaba cantar.

Le pusieron Cecilia por Santa Cecilia, la patrona de los músicos, los poetas y los ciegos. Santa Cecilia prefirió ser torturada hasta la muerte antes que entregar su virginidad, por eso la madre de Cecilia le puso así, a ver si ella rompía con la maldición que había atormentado a las mujeres de su familia, que tarde que temprano los hombres de razón se las acababan cogiendo y llenando de hijas que tarde que temprano alguien más se acabaría cogiendo también. Esa había sido la historia de sus ancestras, que siempre acababan muriendo jóvenes, pobres y llenas de hijas. Las mujeres Caballero. Las malas lenguas dicen que a alguna de sus antepasadas se la había cogido un español, por eso lo de los pelos de elote y la maldición de la malinche.

Sigue leyendo Pesadillas de una Ciega

Indiferencia Mortal

Pobrecitas de las cosas
que se mueren en las manos
por omisos, por preciosas
porque no las valoramos

Que tristeza del momento
que se esfume por completo
cuando el alma está en un salto
al futuro y al pasado

Que angustia vivirá la tierra
que se seca sin el llanto
que ausencia sentirá el cielo
si ya nunca lo miramos

Que paciencia de la vida
que nos sigue iluminando
cuando el miedo solo olvida
que todo lo nuestro es prestado.

Paloma Domitsú / Martha Vargas

Marzo 2022

Perdí mi amigo imaginario

Perdí Mi Amigo Imaginario

Yo estaba segura que hablaba con él
todavía recuerdo sus manos tocando mi piel
jugamos, reímos, bailamos… huimos
dejándonos pistas con pluma y papel.

Los demás, incrédulos sólo nos miraban
envidiosos… escépticos siempre cuchicheaban

Ellos solo podían ver lo permitido
cómo yo iba sin rumbo
y casi… sin ningún sentido
platicando al viento, caminando sola
siguiendo a la nada que extendía su mano,
que yo sinvergüenza
y casi sin prisa siempre acariciaba.
Y salir huyendo… jugar a escondernos
de lo aparente y visible,
para hacer castillos con bloques de imposible.

Sigue leyendo Perdí mi amigo imaginario

Baño de romero, ruda y albahaca

Todo si tú quieres, se limpia y reinicia
las hierbas son solo testigos
de los urgentes rituales prohibidos
yo soy el remedio, también el motivo.

Y soy también agua bendita
bondad absoluta, también equilibrio
y las plantas, mi salud y la intención
poder, prosperidad y sentido.

Sigue leyendo Baño de romero, ruda y albahaca

Leonora

Cuando su cuerpo no le fue suficiente…. explotó
Y se convirtió en muñeca pájaro
Pocos lo comprendieron aunque todos lo disfrutaran

Placentero deleite de ver a una mujer
Convertirse en un largo reclamo de ser de otra manera
Con otra cara
Con otros brazos con otras piernas

Para mi ha sido mucho más que eso
Empezó en un libro que inocente invitaba
A atreverme a ser engullida momentáneamente
Por un un pájaro de metal que el océano cruzara
Conjuro de palabras complejas, grandioso poema
Mil hojas que apenas describen una arena de la inmensa playa de complejidad que emergió en ella

Yo me escribo de otra manera hoy
Cerrando viejos ciclos y abriendo otros
Admirando su manera de ser grande en sí misma
Sin necesitar nada más, a nadie más

Sin reparar si ella es tormenta, granizo o llovizna
Sin importar lo que otros serán…

Ojalá que su magia me empape
En una gota o en huracán
Su autenticidad y esencia han sido tal
Que no me importa si es hoy, mañana o jamás siempre quizás
Cuando me llene con sus letras, sus colores
Con su magia y su no verdad.

Furia en Adjetivos


Si no fuera sensata pero fuera atea… como lo soy
Seguramente hubiera incendiado más iglesias
Para que nadie vuelva a ser engañado

Si yo fuera menos cautelosa ya todos lo sabrían, y me hubieran puesto en la hoguera como a las demás
Al verme en las noches de luna llena invocar los poderes que permiten alterar la realidad

Si yo fuera más estúpida seguramente sería una suicida
Poeta loca de diez renglones

Sigue leyendo Furia en Adjetivos

La caja que Pandora abrió

Reclamo A Zeus

¿La caja de Pandora?
Te das cuenta… ni si quiera era de ella
Ella solo la abrió…

Y Tú la creaste a Ella.

¿Si eres un Dios, puedes ser tan estúpido para dejar una incógnita en manos de un ser que creaste para buscar respuestas? Olvida si es mujer, no acabaremos nunca.

Sigue leyendo La caja que Pandora abrió

Declaro esta guerra perdida

Declaro esta guerra perdida

Declaro esta guerra perdida y no por cobardía.

El campo de batalla está vacío.
Ya ni si quiera se oyen los sollozos de los moribundos.
En la trinchera aun hay manchas de sangre
Pero los cadáveres empiezan a descomponerse, el canto del viento es putrefacto.

¿Y tú sigues en pie, alimentando tu esquizofrenia que dominante te aconseja… Atormentándote con voces que, susurrantes quieren convencerte que aun hay algo por hacer.

¡Ya no te mientas más! Será lo más doloroso que harás en tu vida, pero verás… no hay acto más valiente que eso.

Ni siquiera la más sangrienta batalla.

Sigue leyendo Declaro esta guerra perdida

Concupiscencia

Pasión y deseo, deberían… por amor no existir en esta alma. Pasión y deseo desmedidos, desorientados, que hacen que las bocas rumoren de mi
concupiscencia.

Tantos sentimientos incontrolables, impertinentes, dominantes, que se apoderan de mi alma, y la seducen hasta hacerla caer suplicante a tus pies. Tanta ira incontenible que reclama la verdad que aún no le ha sido saldada, y se desborda sin compasión ante cualquier mirada sin conciencia de esta deuda, ira que se externa sin contemplación al daño que pueda causar.

Sigue leyendo Concupiscencia

Solicito una ampliación de mi juventud

Solicito

Me dice mi amiga: “Ya estamos muy viejas”
Yo veo mis manos y sé que ella acierta…
¡Lo digo consciente! mirando mis pies, luego mis caderas…
Sintiendo mis muslos, palpando mis piernas
Tocando mi pelo, viendo que se quiebra
Sintiendo mis senos que se desvanecen
Observo mis glúteos, también mis ojeras
Las líneas marcadas por todo mi rostro
Mis ideas necias.

Sigue leyendo Solicito una ampliación de mi juventud