Declaro esta guerra perdida

Declaro esta guerra perdida

Declaro esta guerra perdida y no por cobardía.

El campo de batalla está vacío.
Ya ni si quiera se oyen los sollozos de los moribundos.
En la trinchera aun hay manchas de sangre
Pero los cadáveres empiezan a descomponerse, el canto del viento es putrefacto.

¿Y tú sigues en pie, alimentando tu esquizofrenia que dominante te aconseja… Atormentándote con voces que, susurrantes quieren convencerte que aun hay algo por hacer.

¡Ya no te mientas más! Será lo más doloroso que harás en tu vida, pero verás… no hay acto más valiente que eso.

Ni siquiera la más sangrienta batalla.

Seguir leyendo “Declaro esta guerra perdida”

Solicito una ampliación de mi juventud

Solicito

Me dice mi amiga: “Ya estamos muy viejas”
Yo veo mis manos y sé que ella acierta…
¡Lo digo consciente! mirando mis pies, luego mis caderas…
Sintiendo mis muslos, palpando mis piernas
Tocando mi pelo, viendo que se quiebra
Sintiendo mis senos que se desvanecen
Observo mis glúteos, también mis ojeras
Las líneas marcadas por todo mi rostro
Mis ideas necias.

Insiste mi amiga: “¡Que estamos muy viejas!”
Qué a nuestros cuarentas muchas de las puertas
que esperas abiertas…
Ya no encontrarías ni siquiera a tientas
Sólo con engaños podrás deslizarte
Sin que nadie vea que intentas filtrarte.

Qué se van las horas junto con los hombres
que huyen buscando a otras más frescas
Y qué las ideas, las irreverencias
A nuestras edades ya no son usuales ¡porque estamos viejas!

Qué apure este clímax de últimos veranos
Pues el sol se pone, ¡ya parten las naves!
De las ilusiones, la luz de las pieles
Del sexo las mieles y todos los dones.

Porque nuestro cuerpo sabio se prepara
para consumirse desde sus entrañas…

Le digo a mi amiga: “¿Y qué puedo hacer?”

!Si recién empiezo a entenderlo todo¡
Pues en base a errores aprendí la vida
Y a quien corresponda… le vengo a pedir
Que esta juventud me sea extendida…

¡Solo por un tiempo en lo que estoy lista!
Para comprender que ya estoy viejita.

Por ahora quiero empezar de nuevo a buscar en mi
El placer y el miedo sin querer huir
Defender lo que amo… ¡pero hablo de mí!

Emprendiendo el vuelo… marcharme de aquí
Empezar de cero… y tal vez parir
Contemplar el cielo haciendo el amor
Implorar en rezos sin creer en dios

Buscar la abundancia, salud y placer
Bailando en la ducha, cantando en un tren
Y reivindicarme sólo por vivir
Intentarlo todo y creer en mi.

Con un cuerpo fuerte de diosa… o demonia
Sabiendo que el mundo es mío y no más
Qué lo puedo todo, sin temerle a nada
Qué soy lo más bello que voy a encontrar.

Y bailar… beber… comer y correr…
hasta el fin del mundo para comprender
¡Creyendo en mi magia sin envejecer!

¿Crees que es posible?“, le pregunto yo.
Me dice mi amiga: “Eso no lo sé”
Y mientras soñamos que somos perennes
Bailando y bebiendo este dulce elixir
Compartiendo risas hasta amanecer.

Martha Vargas / Paloma Domitsú
Poesia Mexicana
Julio 2019

Decidir Amanecer

Amanecer
Este amanecer me envuelve y me descubre
Desafiante, imprecisamente rojo
Contundente… poderoso
Con el sonido del mar en el fondo
Los pájaros despertando
Obedeciendo al instinto… ¡y no más!
Al color de este llamado.

Seguir leyendo “Decidir Amanecer”

Desde un principio (El amante lloroso)

regret

Desde un principio establecimos claramente las reglas del juego. Ella las aceptó.

Si, lo recuerdo bien. Ella era así, mágica. Tan mágica como ninguna otra en el mundo. Y yo, puedo decir con orgullo, ¡tuve a todas las mujeres del mundo! al menos en mi mundo, jamás ninguna se me negó.

Seguir leyendo “Desde un principio (El amante lloroso)”