Mientras te tomaba de la mano (Palabras a mi Padre)

Walking with dad
Hoy mientras te tomaba de la mano
Entendí tu mundo sintiendo tus pasos

Lentos … caminantes, pacientes incluso de tus propias prisas

Hoy ya con más calma te vas deslizando, evocando cantos que invitan mi llanto
Hoy aquí a tu lado ya todos mis miedos se desvanecieron
Esos que tu mismo un día sembraste y luego arrancaste
en una batalla de amor dulce y pleno

Hoy mientras muy lento… pero muy muy lento
Descubrí el deseo que tenías de amarme
Hoy te sostenía como tú a mi… antes
Cuando me enseñaste a dar grandes saltos

Sigue leyendo Mientras te tomaba de la mano (Palabras a mi Padre)

Declaro esta guerra perdida

Declaro esta guerra perdida

Declaro esta guerra perdida y no por cobardía.

El campo de batalla está vacío.
Ya ni si quiera se oyen los sollozos de los moribundos.
En la trinchera aun hay manchas de sangre
Pero los cadáveres empiezan a descomponerse, el canto del viento es putrefacto.

¿Y tú sigues en pie, alimentando tu esquizofrenia que dominante te aconseja… Atormentándote con voces que, susurrantes quieren convencerte que aun hay algo por hacer.

¡Ya no te mientas más! Será lo más doloroso que harás en tu vida, pero verás… no hay acto más valiente que eso.

Ni siquiera la más sangrienta batalla.

Sigue leyendo Declaro esta guerra perdida

Desde mi sitio

Desde esta inmediatez de palabra que se me desliza de los añejos pensamientos prohibidos hasta el corazón para luego erizar mi piel.

En esta claridad que me regala el violonchelo entregándose grandioso desde su soledad.

Con mi engreído desprecio a las frases placebo con las que irresponsablemente suelen automedicarse los prosaicos, y que aun alcanzo a escuchar… en el fondo… detrás de mi violonchelo, intentando irreverentes acallar el discurso entre las complejas entidades que se manifiestan, irreverentes y necias, en las distintas profundidades de mi conciencia.

Sigue leyendo Desde mi sitio

Solicito una ampliación de mi juventud

Solicito

Me dice mi amiga: “Ya estamos muy viejas”
Yo veo mis manos y sé que ella acierta…
¡Lo digo consciente! mirando mis pies, luego mis caderas…
Sintiendo mis muslos, palpando mis piernas
Tocando mi pelo, viendo que se quiebra
Sintiendo mis senos que se desvanecen
Observo mis glúteos, también mis ojeras
Las líneas marcadas por todo mi rostro
Mis ideas necias.

Sigue leyendo Solicito una ampliación de mi juventud

Fantasmas

¡Pero que me dices!

¿Acaso me hablas de esos seres que se aparecen momentáneamente y se desvanecen sin dejar rastro? Yo también los he sentido, recientemente… los míos y los tuyos. Tiempo… mucho tiempo hace que me siguen y me lengüetean.

Sigue leyendo Fantasmas

Decidir Amanecer

 Este amanecer me envuelve y me descubre
 Desafiante, imprecisamente rojo
 Contundente… poderoso
 Con el sonido del mar en el fondo
 Los pájaros despertando
 Obedeciendo al instinto… ¡y no más!
 Al color de este llamado.
Sigue leyendo Decidir Amanecer

Desde un principio (El amante lloroso)

regret

Desde un principio establecimos claramente las reglas del juego. Ella las aceptó.

Si, lo recuerdo bien. Ella era así, mágica. Tan mágica como ninguna otra en el mundo. Y yo, puedo decir con orgullo, ¡tuve a todas las mujeres del mundo! al menos en mi mundo, jamás ninguna se me negó.

Sigue leyendo Desde un principio (El amante lloroso)

Las oportunidades de completar los recurrentes puntos suspensivos

puntos suspensivos

Voy a retomar el cuento aquel desde donde lo dejé…

¡Ven! Ya va a amaneciendo, te esperaré en el balcón para ver salir el sol, otra vez, emocionados como si fuera la primera

¡Mira! Ya comienza a mostrar su abundante cabellera de fuego, insolente entre las montañas. ¿Por qué nos ilusiona tanto verlo después de haber visto tantos?

A ti tal vez, porqué sabes que a mi me hace feliz ver como se transforma todo

Lo se… no es más que el inicio de la luz que inundará este día

Intenso, breve y pasajero

Tan intenso, como subir aquella montaña pretendiendo renacer o bajar hasta el abismo por la cascada traspasando el suelo, llegando hasta donde se tenga que llegar

De cualquier forma, es renacer, breve y pacientemente, manifestar aquella intención de iniciar ciclos, aunque sepamos que los volveremos a cerrar en el próximo horizonte, senoidal o lineal, el que nos toque

Soltando lo asido en ese momento, para crear el espacio que nos abra a recibir el pan de mañana. De eso se tratan los amaneceres

Renacer para morir de las mil maneras posibles y necesarias que conlleve la existencia, creando con la misma pasión en cada ciclo para…. retomar el cuento aquel

Verdades del Mar
Martha Yolanda Vargas Caballero/ Paloma Domitsú
Foto: Propia – Acapulco 2019, Hotel Boca Chica

Desconfianza

desconfianza

Cuando no eres magia, ¡eres un dolor tan profundo!

Veo el oasis desdibujarse, ¿era un espejismo? Tengo la sensación de haber estado ahí, bebiendo de su agua, disfrutando su sombra. Me aferro con estas palabras a la promesa de eternidad que me regalaste envuelta en sudor y piel, en almas profundas que ágilmente hoy se han escapado adheridas a las farsas de los periódicos.

Sigo creando mundos misteriosos para escaparme de las realidades que duelen, que asustan, incomprensibles, huyendo cobardemente del sin sentido.
¿Sabes? Han venido a buscarme aquí… si, entre los laberintos de metáforas a los que escapo infatigablemente.

Realmente, no tengo la certeza de entender quien realmente quiere estar aquí y eso me asusta, tratar de explicar esta sensación profunda de saber que sé lo que sé desde antes de que fuera.

Ya no sé si quiero asumirme como creadora de esta realidad que me han dicho sostengo, haciéndome responsable de todo lo percibido, o prefiero seguir inventando estos cuentos que sustituyen a Dios.

Quiero encontrar una manera de regresar a la inocencia que hace crear, que me haga creer, encontrar el camino.

Quizás este momento que se avecina, sea el destino ineludible de la muerte que todos tenemos inscrito en nuestra frente y que, por eso, sólo somos capaces de ver en los demás… nunca en nosotros.

Por más pétalos de rosas que dejemos secando en un absurdo intento de eternizarlos… terminarán siendo polvo, o nada, como cada mínima escena de nuestra existencia. Sin embargo, yo los cuido devotamente cada día poniéndolos al sol, simplemente… porque son bellos, seguramente mi muestra de desconfianza.

Paloma Domitsú (Martha Vargas)
Anécdota Mexicana
2019

Imagen Propia.

Llegaste

Llegaste

Llegaste… simplemente llegaste
Desafiando cada norma
Cuando la noche caía y las palabras dolientes
Empiezan a tomar forma

Llegaste, tan tambaleante, tan presente, tan constante
A abrazar mi soledad que ya te estaba esperando
A pedirme que te amara, tan solo a tomar mi mano.

Sigue leyendo Llegaste