NUEVOS SOLES

Aquí estoy…

Estructurando el conflicto con que alimento mis hienas
que se burlan sin parar de este… mi eterno dilema
sí fui yo quien te soñó o tú quién me imaginaste.

Enfrentando el sufrimiento de la duda que atormenta
¿Qué fue lo que te faltó que sola aquí me dejaste?

Obedeciendo sumisa al verdugo que me exige
enseñar lo que no sé pero que intento entender.
Alimentando demonios astutos que me apresuran
me urgen que desordene lo que he forzado a encajar.

Sigue leyendo NUEVOS SOLES

Maniquí

Socio, Maniquí, Marioneta, Rostro, Máscara, Apariencia

Capítulo I Introducción al vivir cotidiano

Estoy tratando de ser otra persona 
que escribe canciones  y que todos canten 
y no indescifrables poemas, leyendas necias
realidades evadidas por el mundo asfixiante.

Estoy practicando ser más paciente
mirar de reojo sin mucha atención
para evitar este nudo en mi esencia
y el contemplar que detiene la razón.

Sigue leyendo Maniquí

Desayunando Con Sirenas

Nadie me vendió este cuento
no se trata de una farsa
falsa historia pasajera
que publicara alguien más
¡Me ha pasado esta mañana!
Ingiriendo una poción, que cual sustancia prohibida
me hizo sin más despertar
y lamer los pies al sol que ya se quería asomar.

Sigue leyendo Desayunando Con Sirenas

Atrevimiento

¿Y si tomo la pluma y la acerco al papel?,

Seguramente escribiré sin que intervengan mis adiestramientos,
desbordando los versos que me otorga mi férrea voluntad
transformando impredeciblemente lo que me rodea
en carnaval de realidades alternas construidas con la magia de las letras.

Sigue leyendo Atrevimiento

Breve historia de Colas y Alas

En México se le llama «cola» a la fila que se hace para llegar a algún sitio… o esperar un turno para algo. También a la parte posterior de animales como las aves que tienen Colas y Alas…

De la historia de las «colas», Colas y Alas… nace este cuento….

Sigue leyendo Breve historia de Colas y Alas

Los cuentos que te cuento

Arbol
Los cuentos que te cuento

Cambié la poesía por los cuentos que te cuento. Hoy no escribo nada, cambié el papel por el viento… Le imploro que acompañe mis palabras cuando te las canto; que las conduzcan esos dos centímetros que separan mi boca de tus oídos, que te las entregue aun cálidas, sinceras, apasionadas y mentirosas.

Aun no sé cuánto tiempo seguiré entrelazando exhalaciones y pensamientos. Ya no sé cuántas y cuales historias te he suspirado, cuantas me has implorado tener; sé que todas han nacido de la humedad de tu abrazo, de tu fuerza y tu súplica.

Todas son verdad aunque no lo sean. Todas se me deslizan del corazón a la boca ansiando ser tuyas, así como lo soy yo, desde el corazón hacia la piel.

A veces pienso que son más sinceras que cualquier cosa que haya escrito, porque sé, que esos cuentos que te cuento, que esas palabras que te entrego con mi aliento, nadie más que tú y yo las beberemos. Y tan pronto nacen se mueren, nadie más las conocerá, nadie las juzgará… en ellas no necesito fingir, ni jugar a ser perfecta.

Sólo soñar, crear, ser.

Tú, eres para mí el día después que soñé vivir, lo que fluye, lo que es, lo que se suelta.

Somos los cuentos que te cuento.

Seremos para siempre esta historia sin fe de erratas.

Eres tú mi mejor poema y soy yo, para siempre tuya.