Herejía Apocalíptica

Herejia apocalíptica

Esta vez no escaparé a ningún desierto por años, permaneceré entre todos para pasar desapercibido, para no causar una sensación descomunal con mi llegada haciéndoles creer que soy un extranjero, un extraño con extrañas costumbres con el rostro iluminado que viene a salvarlos de lo que ellos no se han querido salvar.
Seguir leyendo “Herejía Apocalíptica”

Mi opinión de tu opinión

Armadura
A los fatuos y arrogantes, sólo la espada, los pies y la espalda. A los que miran como queriendo no mirarte, como haciendo un favor. A esos cuyo centro del universo no es la tierra, sino ellos mismos, y cierran los ojos a todas las demás posibilidades. A los que se alimentan de la purulencia que sale de las heridas de los leprosos para verse a sí mismos sanos, sin ver que su piel está pegada a sus huesos y ambarina.

¡Presumen! Sólo de sus blandos huesos cuya única utilidad es ser roídos por aves de rapiña. Van vociferando de su dignidad y su sapiencia, y no se dan cuenta que quien lo escucha, es un iletrado que obviamente lo adulará como él espera.

Seguir leyendo “Mi opinión de tu opinión”

SIGAMOS

SIGAMOS - CRIPTAS

Dejaremos las tumbas atrás.

Te lo advierto, nunca podrás volver a traer flores. Pero recuerda, tienes que dejar de poner a los sepulcros máscaras que escondan tu tristeza.

Ya… ¡hay que olvidarlo!; despídete de ellos hoy… con tantas lágrimas como lo necesites y deja sólo una flor más, la última de todas.

Echaremos los pensamientos hacia el frente, muy lejos de las tumbas frías en donde dejarás tus muertos.

Seguir leyendo “SIGAMOS”

No me salvo

mujer lobo
(Al leer no me Salvo…. de Benedetti)

¡No! ¡Yo no me salvo! ni por ti, ni por mí, ni por nada
Aunque hoy beso el suelo y bajo los brazos…
Y parezco inmóvil… estoy disfrazada
Para conservarte y para conservarnos
Como tú bien sabes yo siempre he volado
¿Y que por un tiempo quise descender?
Sabes que mi nave nunca se ha estancado

Sé que me lo dices pues me has visto triste
Que eres mi testigo, mi más grande amor
Y que más que nadie sabes mis dolencias
Sabes mis guaridas, hueles mi temor

Y mejor que nadie sabes qué me duele
Que en cincuenta días mil veces callé
Sientes mi apatía, ves cómo me aparto
Buscando la calma, evadiendo todo
Dudando el momento, temblando la mano
Doliéndome el eco de los pensamientos
Cerrando los ojos y los sufrimientos
No escuchando nada para no sentir
Cerrando los labios pensando en huir
Atando los juicios, matando la furia
Durmiendo sin sueño y llena de dudas
Y que a tus llamados ya nunca acudí

Seguir leyendo “No me salvo”

CENTRISMOS

centrismos

PRIMERA PARTE
Mezclamos lo que sea… si quieres
Le llamamos comida
Abre la boca, no abras la mente
Di lo que sea…
Le llamaremos poesía

Vende tu tiempo y tu historia
Le llamaremos progreso
Borra las dudas de la memoria
Le llamaremos proceso

¡Avanza!
avanza hacia ningún sitio
tus pasos son lo que importa
vestidos con ruido y gloria
tu meta no es un motivo

Seguir leyendo “CENTRISMOS”

Torrentes

Resultado de imagen para torrentes
De todas las palabras circulando en un torrente constante en esta mente que no para, se me desbordan estas, sin sentido en esta dimensión que compartimos, esperan atraer tu atención…. Esperan seguir descubriendo esos abismos, esos valles, esas cimas. Siento que si hablaran sólo para mí, se quedarían inquietas en donde nacen, no exigirían salir a conocerte.
Urgen, buscan salir, gritar, expresar, ser escuchadas… como las tuyas, yo no he podido llegar a tu puerta a escuchar las tuyas y a entregarme a ti. Quisiera, de verdad quisiera verte a los ojos y poder decirte todo esto, cara a cara como antes.
Pero son tantas las cosas que suceden entre tu y yo. Me pregunto ¿Dónde estás? Cuales son las palabras que circulan en tu torrente continuo, ese que tal vez nunca llegará a mí, aunque yo lo deseara, aunque anhelo leerte, entenderte, tenerte, abrazarte… para saber si tu serías capaz de tenerme y entenderme. A veces siento, que, aunque no somos capaces de oírnos, de entendernos y mucho menos de tenernos… esa es nuestra lucha constante, nuestra búsqueda infructífera que nos hace dolernos unos a otros, que nos une y a la vez nos hace amar. Para eso abrimos estas puertas de energía que aparece que nos unen y que … también nos separan.
¿Dónde estás? ¿Me escuchas?